18 junio 2007

Cosas que me importan

Cuanto más tiempo paso en Madrid, inmerso en una sociedad de consumo de gran poder adquisitivo, más asco siento de la especie humana.
Este es el tipo de cosas que importan actualmente en mi entorno actual:
El sexo del úrsido que aparece en el escudo del ayuntamiento de Madrid.
Y este es el tipo de cosas que me importan a mí de mi entorno actual (que espero que deje de serlo en breve):
La Comunidad de Madrid quiere cerrar la M 50 (una carretera gigantesca de circunvalación) bajo el Monte de El Pardo (uno de los mejores bosques mediterráneos de España, y del mundo).
Pero lo que realmente me ha incitado a escribir esta entrada (últimamente no tengo muchas ganas de escribir), ha sido una noticia que me ha llegado desde México.
Cabo Pulmo es el único arrecife coralino del Mar de Cortés, está protegido como Parque Nacional y está gestionado básicamente por el pequeño pueblo de pescadores del que toma su nombre. A decir por los expertos y por lo que yo mismo he visto, la gestión parece un modelo ejemplar de gestión sostenible por la comunidad local. Los proyectos de conservación, así como los servicios turísticos (básicamente buceo), están a cargo de la comunidad.
Obviamente la zona tiene muchos atractivos turísticos y está relativamente cerca de Los Cabos, un horrible destino turístico para gringos tipo Mediteráneo Español. Y los desarrolladores turísticos de la zona han comenzado un nuevo sistema de presión para conseguir que los pescadores les vendan sus propiedades para construir: Acoso y derribo.
El acoso es algo muy habitual, pero el derribo de las casas de los propietarios es algo que jamás había escuchado, ¡Ni en España!
Por cierto un miembro de la familia Castro de la que habla la noticia, fue alumno nuestro en el programa de ballenas (y esto lo pongo para dar verosimilitud a la noticia, ya que todo lo proveniente de Greenpeace, suele suscitar muchos reparos en mucha gente)
No sé si se podrá hacer algo para parar este caso particular, pero dudo que se pueda hacer para parar la generalidad. Por cierto que España, con sus enormes, omnipotentes y omnipresentes empresas constructoras, inmobiliarias y grupos hoteleros, está involucrada en el saqueo de muchas zonas de gran valor a lo largo y ancho del mundo.

6 comentarios:

joselito el de la voz de oro dijo...

Dios mío, ES UNA OSA!!!!!
Pues sí, una vez jodido el territorio español en favor del progreso (progreso del ladrillo y del hormigón supongo) ahora se van a otros sitios a joderlos. La estúpida actitud española de comprar un piso cueste lo que cueste ha creado un monstruo, que como buen mosntruo capitalista necesita seguir creciendo, arrasando todos esos sitios bonitos donde la gente ha vivido tranquila hasta ahora.
El cielo está enladrillado, ¿qué empresa española lo ha enladrillado?

joselito el de la voz de oro dijo...

De verdad digo que si se organiza algun grupo terrorista contra estos hijos de puta, yo ayudo a financiarlo (me siento mayor para participar activamente)

Carlos dijo...

Iñaki ¿puedo publicar en mi blog la foto de la tortuga con la planta verde?. Por descontado que citaré al autor.

Mónica dijo...

http://miguelangeldealba.blogspot.com/2007/06/destruye-constructora-casas-de.html
mirad este interesante comentario (en otro blog) de Eréndira, la directora ejecutiva de ACCP (amigos para la conservación de cabo pulmo) que cuenta la historia desde dentro y una carta que le han escrito al presidente Calderón. Es muy fuerte lo de las constructoras en BCS.

Lorena dijo...

¡Hola Iñaki!!!comparto al 100% el sentimiento de "asco" al que haces referencia en la primera línea del post, a mí me sucede lo mismo en Castellón y sólo suelo encontrar la calma en plena naturaleza donde observo entre especies animales más sentido común que en el hombre, ese ser que dicen está dotado de "inteligencia"y que tal mal emplea... Por lo demás, creo que no existen palabras que pueda añadir, sólo decir que lo has explicado muy bien y es una aberración pero es que ya no me sorprendo de nada...

Perico dijo...

Yo ya no sé ni qué sentir.... pero lo que cada vez tengo más claro es que el mundo se ha convertido en una vorágine, se ha vuelto ... ¿loco?, no sé tío, no sé qué pensar.

Un saludo compi.