05 abril 2007

De ONG, Parroquias de Barrio y demás...

Hace poco escribí sobre la iniciativa de un ONG para pedir al Papa que declarara la carne proveniente de tortugas marinas como carne, para evitar su consumo en cuaresma (¡al menos en cuaresma!). Al hilo de eso me descargué un poco con la iglesia.
Me conecto a los periódicos españoles y veo que los cardenales españoles quieren cerrar un parroquia en Entrevías, al parecer, por cristiana.
La viñeta de El Roto en El País del martes 3 de abril es algo así como un Jesucristo diciendo: No, el Vaticano no es mi Reino. Lo que le da la razón a la parroquia de Entrevías, que Sí es su Reino.
Con esto, y antes de continuar, quiero dejar bien claro que una cosa es la iglesia de base, con importantes obras por todo el mundo y otra es el Vaticano, probablemente el Estado más depravado de la historia.
Vuelvo a leer el periódico digital (tengo que quitarme esta mala costumbre) y me entero que dos grandes ONG de esas de apradinar niños y demás, están involucradas en escándalos de desvío de dinero (¡vamos que se quedan con la pasta!).
Al parecer el presidente de una de ellas ya está en la carcel y la otra está siendo investigada, pero huele muy mal.
Claro la gente que "apadrinaba" a niños desde ni se sabe cuando, ahora dice que jamás volverá a apoyar a una ONG.
¡Estupendo!
Entiendo perfectamente la reacción de la gente, pero, obviamente no la comparto.
Lo primero, hay que saber que las ONG hacen mucho más que "apadrinar" niños. Simplemente, para apadrinar un niño, la logística que hay que establecer es enorme y los gastos que eso genera muy abultados (lo que no quiere decir que el dinero se vaya donde no debe). Pero lo que me parece increíble es la mente pueril de la gente que "apadrina" un niño, esperando con ilusión un dibujo o una carta de su "ahijado".
Casi lo primero que hace una ONG de desarrollo al llegar a una zona, es el alcantarillado y asegurar el suministro de agua potable. Nada que ver con apadrinar un niño, pero con mucho mayor impacto en toda la comunidad que rodea a ese niño y en ese niño.
Apadrinar un niño, comprar una cabra o una bicicleta, no son más que ejemplos de lo que las ONG hacen con el dinero que se les dona; lógicamente nunca te pedirán que les pagues un ordenador para gestionar todo eso, porque, aunque es igual de necesario, nadie daría un duro.
Si se quiere apoyar a una ONG hay que tener varias cosas claras:
Hay muchas más ONG honradas que de las otras.
Una ONG internacional tiene muchos gastos logísticos, si no quieres participar en ellos, apoya ONG locales que actúen en tu país, donde también hay muchas necesidades.
Los trabajadores de las ONG están tan cualificados como los de las empresas privadas, muchas veces incluso más; están dispuestos a dejarlo todo, (familia, amigos, costumbres, comida...) por lo que luchan, que es por lo que tú, estás pagando (aunque en general, creo que la gente paga simplemente para tranquilizar su conciencia), así que se merecen un sueldo más que justo, sin que se les tache de desviadores de fondos y sin que se les recrimine tener un buen sueldo (que nunca es el caso) porque trabajan en una ONG. Trabajar en una ONG no implica voto de pobreza y carencia de necesidades e incluso caprichos. Además ellos no saben de horas regulares y extras, todas las horas son pocas, eso sí lo saben.
Antes de dar dinero a nadie, infórmate bien de a quién se lo das. A veces algunas son tan grandes y conocidas que parece mentira que te vayan a engañar, pero con internet al alcance de los dedos es muy fácil informarse adecuadamente de todo, y no me refiero a visitar sus web, obviamente ahí todo es perfecto.
Las ONG religiosas tienen una cosa mala y otra buena. La mala es que son proseletistas (aunque ¿cuáles no lo son?), la buena es que los que las manejan, por sus fuertes creencias religiosas, son de fiar.
Y esto enlaza la noticia de la parroquia vallecana con la de las ONG. Puedes saber donde va el dinero de las organizaciones de las congregaciones religiosas, pero nunca sabrás donde va el dinero que llega a las altas jerarquias eclesiales: puede que vaya a un fondo de inversiones (independientemente de donde se invierta, en España todavía no se han puesto de moda los fondos con auditorías morales y ambientales como en EEUU), a una fábrica de preservativos, a una de tabaco, o a la carísima confección de las "imprescindibles" ropas de los cardenales y obispos.
Desde hace tiempo trabajo para distintas ONG, aunque de corte conservacionistas, éstas también están casi siempre ligadas al desarrollo, y noticias como estas son muy tristes y van seguidas de un decremento del apoyo económico.
Infórmate, pero que las malas noticias no acaben con el esfuerzo y duro trabajo de miles de ONG decentes, que hacen posible muchas y muy buenas cosas.
Aunque lo mejor sería que no existieran las ONG. Sería un buen síntoma.
Aquí os dejo una foto tomada en el Zócalo de Ciudad de México, donde se mezcla de todo.


Por cierto que he cambiado un poco el aspecto de la bitácora. Dicen que para leer, un fondo negro cansa menos y también gasta menos.

5 comentarios:

joselito el de la voz de oro dijo...

Creo que es lamentable que existan ONG en el mundo. No me malinterpreten mal, admiro su labor, pero significa que nuestros gobiernos no realizan la labor de las ONGs y no gastan el dinero (que también es nuestro, como el de las ONGs) en labores similares. En combatir la injusticia del mundo, la pobreza de muchos y la ambición de unos pocos. Las ONGs existen para tranquilizar nuestras conciencias y los politicos se aprovechan de ello. Todos prometen el 0,7 y a todos nos parece normal que ninguno lo cumpla. Estamos anestesiados. Todos mis ánimos a los que no están anestesiados, los trabajadores de las ONGs

josletal dijo...

Hola Iniaki, Hola Homer, Hola todos!
Desde mi humilde y un tanto desequilibrado punto de vista, uno de los graves problemas de las oRGANIZACIONES nO gUBERNAMENTALES es que muchas de ellas reciben financiación de los gobiernos (que alegremente contradictorio), en nuestro caso, entre otros, a traves del cargo al Impuesto sobre la Renta de Personas Físicas. Esos mismos gobiernos, que duermen bien porque ya hay "simpaticos muchachos melenudos y amas de casa con mucho tiempo libre" parcheando algun problema, se desentienden de trabajar para solucionar los mismos. Ahí es, como dice Homer, donde se aprovechan los condenados.
Mientras, los antiguos pioneros seguimos teniendo apadrinado, a traves de una ong católica a José Antonio, un chaval que vive en una comunidad mejicana de nombre azteca casi impronunciable, del que esperamos sus cartas en las que nos cuenta que ya no tiene que recolectar basura y así pùede ir al cole.
Por último, como no se que derechos rigen tus fotografías, te pido permiso explicito para utilizar alguna en trabajos de la facultad. Asimismo te informo (como estás matriculado en fisio vegetal) que todos los años se convoca un concurso de fotografía (este año las fotos eran un poco malas) cuyo premio consiste en camara fotográfica digital valorada (no la he visto) en 600€. Eso si, los cabrones se quedan con los derechos de las imagenes presentadas que pasan al fondo de imagenes de la facultad.
Hala, a cuidarse todos!!

Lorena dijo...

Muy bueno este post, expresa exactamente lo que yo pienso. Yo hacía 9 años que tenía apadrinados a 3 niños en una de estas tristemente famosas ong´s. Me ha desmoralizado que haya sucedido algo así porque hace mucho daño a otras ong´s honradas, sin embargo una no tira la toalla. Sigo siendo voluntaria en mi tiempo libre en una ong en la que tengo confianza y que no recibe ningún tipo de ayuda gubernamental y el dinero que pagaba mensualmente por los apadrinamientos de estos 3 niños pienso destinarlos a otras ong´s a las que ya estoy "investigando", pero lo último tirar la toalla y menos meter a todos en el mismo saco.

Perico dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Perico dijo...

A muchos políticos, porque no me gusta generalizar, sólo les interesa una cosa: mantener la silla. El resto son cosas que más o menos se pueden ir capeando. De todas formas, sigo pensando que la política la hacemos, o la podemos hacer, los ciudadanos de a pie, actuando y votando en consecuencia.

Vivimos en una sociedad demasiado cómoda, apoltronada y dejada de la mano del consumismo.

Saludos.