01 marzo 2006

Elucubraciones varias

Pues eso... a elucubrar, que no hay que confundir con lubricar por mucho que tambien sea un placer. Cerebral pero placer.
Y me ha dado por ahí porque me acabo de leer un libro de Julio Cortázar titulado "Historias de Cronopios y Famas", entre surrealista, absurdo y esperpéntico. Pero me ha gustado, aunque no he entendido nada de nada, aunque quizá sea por eso que me ha gustado.
Es increible cómo "se le va la olla" y lo mejor es que hay, hubo, alguien dispuesto a publicarlo, claro que supongo que lo publicaron por ser quien era.
El caso es que me he pasado todo el día pensando tonterias y no es que no lo haga habitualmente, lo novedoso del tema es que he pensado tonterias siendo consciente, tanto de que eran tonterias, como de que las estaba pensando.
Estaba tratando de recordar una de esas tonterias para escribirla, pero por su naturaleza de estupidez extrema se me ha olvidado, así que no puedo escribir nada, que es lo mismo que escribir tonterias, o casi.
Lo increíble es que Julio Cortázar fuera capaz de recordar las tonterias para escribirlas y que además se las publicaran, aunque como he dicho, probablemente tenga más que ver con su nombre que con sus tonterias.
Aunque... parece que no es tan dificil escribir tonterias, básicamente lo acabo de hacer, el truco va a ser que no hay que pensarlo sino hacerlo... si ya lo decía el Yoda...
En el susodicho libro una de las historias tenía un título muy interesante, de hecho mucho más interesante que la historia en sí misma:
Pequeña historia tendiente a ilustrar lo precario de la estabilidad dentro de la cual creemos existir, o sea que las leyes podrían ceder terreno a las excepciones, azares o improbabilidades, y ahí te quiero ver.
Ahí queda eso.

1 comentario:

joselitoeldelavozdeoro dijo...

que tonteria oye!