14 enero 2010

Shanzu Road, Westlands, Nairobi, Kenia

Esta es la dirección de nuestra casa actual en Nairobi, pero no os precipitéis, no nos mandéis el jamón cinco jotas aquí, porque como Kenia carece de servicio de correos no llegará; ya os facilitaremos un apartado postal para tal efecto.
Nairobi está dividida en varios distritos (nosotros estamos en Westlands, tierras del oeste, un barrio muy cosmopolita y con una gran población de expatriados que trabajan en la multitud de organismos y empresas internacionales presentes aquí y que le da mucha vida cultural, comercial y de noche). No se sabe que población tiene exáctamente, pero según distintas fuentes tiene entre 3 y 5 millones, lo cual es una pésima estimación y da cuenta del grave problema poblacional existente.
Nairobi es una ciudad surgida a principios del siglo pasado (me resulta raro poner siglo pasado teniendo en cuenta que nací en él) como centro logístico en la construcción del ferrocarril entre Mombasa, en la costa keniana, y Kampala, capital de Uganda, la colonial joya africana de la corona británica.
En seguida los colonos se dieron cuenta que, gracias a su situación a casi 1800 m.s.n.m., nunca hace demasiado calor y empezó a ser conocida como la ciudad de la eterna primavera, tan originales como los que llamaron así mismo a San José de Costa Rica, con la que comparte la misma característica altitudinal.
Nairobi da la sensación de haber surgido como un conjunto de casas coloniales construidas en medio de un extenso y precioso bosque, que antes o después, fueron unidas entre sí con carreteras por motivos y rutas de lo más insospechado y entre las cuales han ido calzando otras casas y edificios.
El resultado es una ciudad muy verde donde revolotean constantemente milanos negros, marabúes, ibis sagrados, moritos, garzas, cuervos píos y otras 120 especies de aves, e incluso monos en los parques más grandes; pero carente de todo urbanismo y que para ir de una casa a otra que ves a tiro de piedra, es necesario dar una gran vuelta en coche o saltar, al menos, dos vallas electrificadas.
Supongo que las zonas de Kibera (el mayor poblado chabolista de la ciudad), Soweto y Baraka, entre otras, no son tan verdes ni agradables.
La casa forma parte de una pequeña urbanización de chalets, más bien grandes y con una distribución un tanto peculiar.
Con tres plantas, que no están completamente una encima de otra de modo que no son tres plantas completas; nosotros ocupamos la tercera, compuesta por una habitación muy grande, un vestidor enorme con 8 armarios y un baño con bañera gigante y ducha.
Y como en "Arriba y Abajo", hay dos pequeñas habitaciones, por no llamarlas zulos, al lado del garaje, para el servicio.
Y sí, tenemos servicio, pero no es interno. Es un chico muy majo y trabajador, así que no se echa de menos el friegaplatos.
Además en la urbanización hay una piscina (vacía) y un pequeño gimnasio.

Fachada de la casa con el garaje a la derecha y la puerta principal a su lado. A la izquierda comienza el jardín que no es muy grande


Una vista de la fachada de la casa desde debajo de las heliconias del jardín


La estancia principal, la entrada a la derecha que va directa a la escalera y hacia la izquierda el salón comedor, con chimenea y todo (y es que aquí hace falta un forro gordo en invierno)


Otra vista de salón comedor pero desde el comedor


La cocina, es muy amplia. Aparte tiene lavandería y despensa


Las escaleras desde el segundo piso. A la derecha que no se ve, hay una habitación, luego enfrente la habitación de la plancha, con una pequeña terraza a la izquierda


Vista general de nuestro cuarto. A la izquierda la escalera de subida, la habitación en el centro con una puerta al fondo que da a una terraza y a la derecha el vestidor con un montón de armarios y una mesa para que Mónica se maquille como las estrellas de Hollywood


La habitación, con la cama deshecha y todo tirado, es que no hemos comprado nada todavía y no tenemos donde meterlo (aparte de los 8 armarios del vestidor claro...)


El baño, con ducha y bañera gigante, aunque lo parezca no tiene jacuzzi, ¡lástima!

Pues esta es la casa en la que, gracias a Laura y Celia, dos compañeras de Mónica, estamos por ahora.
Ya me diréis qué os parece.

7 comentarios:

Manuel dijo...

Aquí vendría bien tener el botón "Me gusta" del libro de caras. Muy bien, chavales, me gusta vuestra casa. Lo que no está muy claro es dónde nos vamos a meter nosotros cuatro cuando vayamos a veros.....

joselito el de la voz de oro dijo...

Dicen que el cielo en el altiplano Keniano es especialmente bonito... ¿alguna apreciación al respecto?

Anónimo dijo...

Menudo caserio, veo que vais de mejor en mejor. Asi me gusta. Yo me voy el dia 7 para Namibia, sigo currando haciendo mapitas para la Secretaria y ahora me mandan para alla, pero creo q solo por un mes. Disfrutad Kenia.

Saludos,

Raul

Carlos dijo...

Mal, no está ;-))).
Si no es mucho pedir .... más adelante me gustaría saber sobre el nivel de vida ... el precio del pan y esas cosas.
Suerte en tu nuevo destino.

Anónimo dijo...

El casoplon de casa me ha aparecido estupendo y me habeis levantado el animo, lo del jamon lo tendremos que dejar en otro momento. Me alegro que todo este bien.

Un beso

Tere

Iñaki Abella Gutiérrez dijo...

Cholo: Aquí hay espacio para todos y en la casa que alquilemos próximamente también ya que la media son tres habitaciones y son más grandes que la media en España.
Joselito: Que yo sepa no hay un altiplano propiamente dicho, si no tierras altas en zonas más o menos de montaña pero no un altiplano o meseta como en Bolivia o Tibet, en cuanto al cielo, por lo poco que sé, cuanto más seco sea el ambiente mejor y ahora la verdad es que está lloviendo bastante.
Carlos: El nivel de vida es acorde a tu nivel de vida. Si eres pobre y vives en una chabola el nivel de vida será muy bajo, pero para nosotros los mzungus (blancos) la vida es casi tan cara como en España, lo que pasa que quien está aquí destinado tiene sueldos muy buenos.
Como dice Pili tendremos que ir a Ikenia para amueblar el cuarto (Ikenia no es más que una carretera donde hay un montón de carpinteros con catálogos de sus obras ya realizadas y vas y les encargas lo que quieres... muy curioso, aunque hay que tener cuidado con las maderas que te ofrecen).
Raul: pásate por aquí cuando termines en Namibia. Que te vaya muy bien por allí.
Lo dicho, estáis todos invitados.
Besos y abrazos

Anónimo dijo...

que shido que estan en Kenia!!
la casa se ve muy bonita??
cuenta que hacen por alla!!
trabajando, de vacaciones??

abrazos desde mexico!

lucia