01 noviembre 2006

Por la Balandra... chuchuchuá

La playa de Balandra es una de las playas muy bonita cercana a La Paz y que por ser tan bonita está amenazada por "el desarrollo", vamos la historia de siempre.
El caso es que estuve ayer y es realmente bonita y merece ser conservada para todo el mundo y no sólo para los pocos adinerados que puedan permitirse el lujo de comprar una casa en una playa devaluada por la satisfación de lujos absurdos.
Siempre he preferido la montaña a la playa, pero me doy cuenta que esa subjetiva preferencia no sólo se debía a la mayor cercanía de las primeras a mi casa, sino también a la, casi, inexistencia de playas no construidas en España. Recuerdo que la primera playa que conocí donde las torres de apartamentos estaban sustituidas por bosque fue la playa de Trengandín en Cantabria y no sé si sigue así pero eso espero.
Aquí os dejo unas fotos de Balandra y una petición para los adinerados que me leen, ¡no compres casas en las costas ni en las montañas, si te gustan esos lugares es por algo!


Las dos costas de Balandra se unen durante la marea muy baja, pero en cualquier momento puedes caminar de una a otra, eso sí, ¡cuidadito con las rayas!


El famoso "hongo" de Balandra, hace unos años se cayó y con un poco de cemento... ¡aquí no ha pasado nada!

3 comentarios:

Carlos dijo...

Excelentes fotografías,...todas las noticias de la Baja California(aun las más técnicas de corte biológico) serán bienvenidas. A mis hijos (3 y 6 años) les ha encantado la fotografía de los lobos marinos (saben diferenciar una foca de un lobo marino).

Iñaki dijo...

Genial, que unos niños de 3 y 6 años sepan diferenciar lobos marinos de focas. dice mucho de la sensibilidad de sus educadores (padres supongo). No sé cuantas fotos podré colgar, a partir de la semana que viene estaré más liado, pero trataré de colgar más. Muchas gracias pro tus comentarios y ya te diré qué tal me va con los escamoteos.
Un saludo

Perico dijo...

Si los compradores de casas se preocuparan más por lo que compran otro gallo cantaría. Como a la inmensa mayoría les importa un carajo que se haya arrasado un ecosistema para construir su maldita casa, pues así nos va.

Cada vez tengo más claro que el consumidor tiene mucho que decir, pero para eso tiene que estar formado, estar en conocimiento de, que es lo imprescindible para poder defender algo. Así nos va.

Hasta la vista.