04 noviembre 2007

Mi vida en Chitengo

Hace unos años, cuando me robaron en Costa Rica, fui a denunciarlo a la comisaría de Limón, capital del caribe tico.
La persona que escuchó mi denuncia era una mujer negra muy dicharachera que le llamó mucho la atención mi nombre porque se parecía al de su hijo, al que había nombrado en honor al portero del Real Madrid; está claro que no se le escapó el origen común de ambos nombres.
Siguiendo con la declaración en un momento me preguntó si yo había estado por ahí el día anterior, dije que no y me contestó: Me habré equivocado, ¡es que como todos ustedes son iguales!
La gente aquí es muy amable, sonriente, servicial y parecen bastante trabajadores. Esta mañana el camarero del bar (hay un bar-restaurante) le ha dicho a Mónica que no tenía el gusto de conocerme, lo cual es un detalle por su parte y una muestra de inocencia y temeridad. Tras presentármelo, Mónica me ha dicho que no me lo había presentado porque no se acordaba de su nombre, y es que... ¡son todos iguales!
Chitengo no es un pueblo, no es un centro de recepción de visitantes de un parque nacional, no es un lodge un resort o un hotel, no es una estación científica, no es un camping... pero es todo eso y más.
El caso es que entre unas cosas y otras, hay aquí unas 400 personas fijas más los turistas que van y vienen; hay una zona de cabañas para alojar turistas, una zona de tiendas para campistas, otra zona de tiendas para algunos trabajadores, hay un bar-restaurante para turistas, piscina, oficinas de administración del parque, oficinas de la fundación (esto parece "El coche fantástico", siempre con la enigmática "fundación"), talleres de mecánica, de carpintería, de artesanía, gasolinera, guardería para los niños... ¡vamos un pueblo entero!
Nosotros vivimos en una tienda de campaña grande, adosada a una pequeña construcción que es el baño, en la zona más apartada del "centro", muy tranquila pero siempre merodeada de bandas de babuinos, que en cuanto pueden se ponen a saltar encima de tu tienda.
Hay que tirarles piedras desde el primer día, porque los babuinos saben que los blancos somos muy condescendientes con los animalitos y si no se te suben a la parra... o a la tienda.
Aunque sólo mi madre ha mostrado interés por ver dónde vivimos, estoy seguro que a más de uno os pica la curiosidad, así que aquí os mando unas fotos.

La tienda por fuera, con la hamaca colgada en el frente (primera chapuza casera que hice) y la parte blanca que es la que corresponde al baño. Es más grande que algunos apartamentos de Madrid y tiene un jardín...


La cama, con mosquitera, imprescindible para prescindir del paludismo. Está hecha porque tenemos servicio de habitaciones, que además nos limpia el baño todos los días. ¡Impresionante!


Otra vista de la tienda donde se puede comprobar que tenemos ese gran invento que es la luz eléctrica. Al fondo, tras la mosquitera de la cama, está la puerta de red que da acceso al baño


Las estanterías de la ropa y la puerta del baño


Vistas desde el baño de toda la tienda, con el "jardín" al fondo, por donde pasea un babuino (aunque casi no se aprecia en la foto)


Normal y corriente, pero que es lo que más curiosidad suscita en mucha gente, que lo sé... aunque no lo digáis... ¡Ah, y se puede tirar el papel dentro!


El lavabo y lo que veo mientras me lavo los dientes. A veces pasan babuinos, facóceros (el famoso Pumba), varanos, pájaros de colores...


La ducha... y lo que veo mientras me ducho


Y lo más curioso, ¡el calentador de agua, de biomasa! una de las famosas energías alternativas, aunque a veces es peor el remedio que la enfermedad


Y como están prohibido los perros en el parque, tenemos babuinos, como este macho joven subido en el coche del vecino

5 comentarios:

Mónica dijo...

¡De lujo tío! ¡Cómo me alegro que cuentes estas cosas! ya que, aunque yo he estado un par de meses, ¡nunca he compartido estas intimidades! Gracias, pero no sigas con muchas más intimidades por fi...

Anónimo dijo...

Iñaki,
me alegra mogollón poder saber de ti y Mónica e imagináros ahí ahora es más real! Gracias por compartir la experiencia y las fotos!! Besito grande a los dos, con "saudades"
Ciça

joselito el de la voz de oro dijo...

Pues tiene buena pinta. La de los turistas también son asi?
Teneis depuradora?? porque si no tenéis, es recomendable tirar el papel a una bolsita!
Me parece que no le has puesto mosquitera a la hamaca... cuidadín

Carlos dijo...

Interesante, de verdad. Que no paren las imágenes y los relatos.

marta dijo...

Hola iñaki,
cuántos detalles de vuestra aventura! me alegro de que estéis felices y contentos, rodeados de animalitos, más o menos como en la ciudad, no? seguro que menos...
Cuídense!
saluds de marta aún en tenerife