04 febrero 2010

Socializando

Muchos de los que leéis este blog sabéis de sobra que no soy muy sociable.
Otros muchos creéis que soy sociable pero que me hago el insociable, cuando en realidad es al revés, soy insociable y a veces me hago el sociable, por aquéllo de que no me encierren.
Y otros muchos, de conocerme no lo leeríais, como así hacen la mayoría de los que me conocen. Pero el caso es que, además de estar en el proceso de comprar un coche, alquilar una casa y buscar información sobre maderas para no comprar muebles improcedentes, estamos también, en el, arduo para mí natural para Mónica, proceso de conocer gente.
Y en estas estamos que hemos conocido a una pareja española que han montado un pequeño rocódromo en su casa y una vez a la semana hacen una jornada de puertas abiertas, para compartir afición y cena.
Ayer fuimos por segunda vez y aquéllo parece el principio de un chiste de niño pequeño: esto eran un alemán, un americano, un chino y un español... pero en plan exagerado, puesto que también hay ingleses, kenianos, canadienses, suizos...
Para mi maltrecho cuerpo, no ha sido una buena idea empezar el gimnasio y acudir a la "noche trepa" en el mismo día. A parte de que apenas puedo teclear y menos cerrar la mano con la suficiente fuerza para superar la prueba mañanera de Chus (abrir una botella de agua), tengo un tirón en las dorsales, agujetas en los gemelos, sobrecarga en las rodillas, tendinitis en los codos y parpadeos prolongados en cualquier momento que pudieran confundirse con narcolepsia.
Aquí os dejo alguna foto.

Mónica escalando con su estilo de "concentración máxima"


Yo con mi estilo de "estoy fundido"


Primer anfibio que vemos en Kenia, un sapo rojo (según traducción literal del nombre en inglés) en el enorme jardín de la casa

Supongo que siempre que podamos nos apuntaremos a la cita y así, quizá algún día, hollar todas las cimas del Monte Kenia.

5 comentarios:

Ana dijo...

Nosotros nos vamos a poner más fuertes que el vinagre en cuanto nos instalemos y vayamos a manoteras regularmente...
lo haremos??

Mónica Alisia dijo...

¡claro que sí! lo mismo nos planteamos nosotros cuando nos mudamos al barrio ¡viva el rocódromo de manoteras! ¡Atentos al desplomado en el que está escalando Iñaki!

Mónica Alisia dijo...

Esos chistes de antaño deberían tener más en cuenta el componente de género, Era un alemán, una estadounidense, un chino y una española... ;)

Iñaki Abella Gutiérrez dijo...

Pues hala, hala... que cuando estábamos allí fuisteis una vez y porque sabíais que luego había pizzas...
Lo de género no pega muy bien aquí. Según la RAE en este caso se debe decir sexo y dejar lo de género a modo de tecnicismo.
El desplomado es la caña y sigue por el techo, que de ahí venía, de ahí lo de fundido.

Iñaki Abella Gutiérrez dijo...

Por cierto Ana, creí que ya estabais instalados¡¡¡